Gato Salteado en un Mar de Soya

Foto: Rommel Barragán (cortesía).

Gato Salteado en la Casa Teatro Malayerba. Foto: Rommel Barragán (cortesía).

Caos, ruido y algarabía dominan la cocina de un restaurante chino-vietnamita en algún lugar del Ecuador. Su personal, seis personas que se reparten todas las tareas del minúsculo restaurante, es una orquesta sin sentido en pleno clímax de una gran sinfonía cotidiana: la comida. ¿Realmente serán así las cocinas de los restaurantes? ¿Desenfrenados trenes de locura con sonidos estruendosos y gritos que dan un compás que solo entiende el que está delante del fuego? Quizá no sea ley, pero en este espacio parece destino.

Las mujeres y los hombres del restaurante El Gato Salteado -chinos, vietnamitas o ecuatorianos, no lo sabemos- conviven en el lugar en el que trabajan, nos cuentan de su precariedad, sus dudas, sus ideas, los sueños y las frustraciones. Nada fuera de lo común. De hecho, son personajes tan cotidianos como accesibles, son esos seres que desde hace siglos deambulan por todo el globo terráqueo cargados de búsquedas.

En Gato Salteado en un Mar de Soya, obra de graduación de la última promoción de actores del Laboratorio Malayerba, conocemos las condiciones que enfrentan aquellas personas que se vieron obligadas a salir de sus lugares de origen para encontrar más estabilidad en sus vidas. El humor es la pimienta de esta obra, con ella se distancia del sufrimiento y el paternalismo que se le ha dado a la migración y no pierde el contacto con lo real. Pues bien sabemos que el humor “es relativismo, es la habilidad de verse a sí mismo como los otros te ven”, como dice el escritor judío-israelí Amos Oz.

Por eso no es difícil que el público conecte con la obra, con las cocineras, los meseros y con la mujer joven recién llegada, sin papeles, que –para su desgracia- está conociendo el dolor de muelas en un país que no entiende su inexplicable idioma y que además debe buscar a su hermana desaparecida.

Foto: Rommel Barragán (cortesía).

Foto: Rommel Barragán (cortesía).

Gato Salteado está llena de símbolos: la comida, por ejemplo, se vincula a las relaciones afectivas, a la amistad, al compartir. ¿Cómo sobrevivir sin comer? ¡Imposible! Sea con tenedores de plata o por sonda, pero se lo hace o se muere. Entonces el restaurante también nos dice del diálogo –no siempre armónico- entre pares, de las necesidades más básicas que hay que cubrir para sobrevivir y por último –con las diferencias que tenemos entre individuos y sociedades- la comida nos habla de la convivencia en comunidad.

Esta obra, lineal en su narración pero metahistórica en su intención, también se cocina de la popular fábula de Esopo de la cigarra y la hormiga. En ella dialogan moralidades en disputa: el goce de la vida o el sacrificio para vivir; y sin dictar sentencia alguna –intercalando con la historia del restaurante en contrapuntos escénicos, dancísticos y temporales sincronizados- deja que los espectadores se hagan su propio criterio de qué debería ser lo correcto. Sin embargo, se deslinda de la pedagogía tradicional de la fábula para dejar un final abrumador: ¿acaso no es perverso que no merezca la vida quien no se ha sacrificado hasta desaparecer? ¿no es inhumano dejar que la vida esté más abajo que un papel burocrático o que incluso no tenga valor alguno para que un cuerpo sea tratado como muñeco de trapo?

Gato Salteado es una obra teatral redonda: nos cuenta una historia muy humana tantas veces contada, va de un tiempo a otro entre la tragedia, la moraleja, el humor de lo absurdo y con una gran dosis de humanismo.

Gabriela Toro Aguilar
Abril, 2016.

* * *
Dirección: Santiago Villacís, Arístides Vargas y Cristina Marchán.

Actúan: Diana Barragán, Francisca Espinoza Iza, Verónica Guevara, Marlon Nazate, Hernán Reyes y Cristina Taipe

Actrices invitadas: Cristina Figueroa y Milagros Ribadeneira.

Asesoría en actuación: Rosario Francés.

Anuncios

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s