Día cuatro: 4

Donde vuelan los cóndores

Carlos Klein
Chile, Suiza, Alemania, 2012, 90′

 1338_docu_where the condors fly_491x276fotograma del documental

El director chileno Carlos Klein acompaña a Viktor Kossakovski en el proceso de filmación de ¡Qué vivan las antípodas! del director ruso. Mientras Klein revisa las locaciones adecuadas en la Patagonia chilena, ambos realizadores caen en cuenta de una gran cantidad de cóndores que sobrevuelan los cerros y picos nevados; ese fascinante lapso de tiempo significará para Klein más que el avistamiento único de las enormes aves, en el que también se sumerge Kossakovski, algo ha renacido. La luna -metáfora de la renovación- que ocupa, en una toma larga, cada pedazo de la pantalla, abre esta película de tensiones y empatías con Kossakovski y el cine.

Klein, a diferencia del director ruso, no tiene una cámara de alta calidad ni se toma el tiempo para corregir detalles técnicos que mejoren la película y -no siendo peor- tampoco agrega música con frecuencia a las partes del documental. Casi es una película en bruto, resultando una puesta del cine en el cine, enfrentando a varias de sus partes; dirección, edición, producción, y -otra vez- el material en bruto: la gente, su entorno y el constante devenir en minucias maravillosas junto a los caprichos y la sensibilidad de Kossakovski.

Cuando Klein hace este acompañamiento a Kossakovski no sólo está con su amigo sino que hace una búsqueda de justificaciones para filmarlo, que cual matrioska, son a su vez justificaciones para filmar. Espontaneidad, intransigencia, esfuerzos impensables y una capacidad tremenda para el juego y la adaptación al medio son características que se pueden ver del realizador de ¡Vivan las antípodas! y de un cine de contacto muy arriesgado por el que apuesta el director ruso. Las conversaciones entre los dos se tornan en sutiles reflexiones a la hora de filmar, preguntándose si es necesario, porqué es necesario, cuando hay que hacerlo y, sin la común arrogancia de la gente del medio cinematográfico, también salen a flote dudas sobre las posibilidades y los límites del cine.

Donde vuelan los cóndores es una película documental para la cinefilia, para pensar el cine, para pensar las expresiones artísticas, para acercarse a los impulsos de filmar, o simplemente para contemplar una historia de dos hombres que no pueden vivir sin hacer películas.

Acá está el trailer en español: http://vimeo.com/48498639

Próxima función: Viernes 17 de mayo, Incine: 19h00

Anuncios

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s