Día cuatro: 3

Mitote

Eugenio Polgovsky
México, 2012, 54′

cropped-MITOTE-300dpi-Rott1

Mitote en náhuatl significa caos o celebración, o también “el lugar en el que se debe de estar, por diversión o por gusto, simplemente, por ser parte del momento”[1]. Mitote de Polgovsky está en el caótico Zócalo del Distrito Federal invocando celebraciones para todo un país. De modo experimental, el realizador accede a una amalgama de situaciones: un chamán meshica, un danzante devenido orador espontáneo y accidentado, policías en todas direcciones, un transeúnte de discurso ambiguo frente a la huelga general del Sindicato Mexicano de Electricistas y, en la parte más grande del Zócalo, el espectáculo de la selección mexicana de fútbol, cercado por los canales de televisión y las marcas multinacionales. En síntesis, bicentenario de la independencia, centenario de la revolución, huelga de hambre del SME y mundial de fútbol.

Polgovsky rueda en un solo día todo su documental y se vale de planos aberrantes, movimientos no lineales y sonidos que no provienen de la misma “narración”: la forma habla del contenido y viceversa. La técnica del director, aunque en apariencia rápida, se ayuda mucho del montaje para contar -en primera instancia- algunos discursos sobre la nación. México, el país de la revolución que no se completó, México, la gran nación de culturas milenarias, México, la tradición y el orgullo, México, la corrupción, la violencia y el cinismo, etc. En los mejores casos la forma se manifiesta como una expresión del ‘encabronamiento’: sea el chamán meshica, el danzante devenido orador o el sindicato de electricistas (denunciando uno de los robos más grandes a la sociedad civil), todos apuntan a una necesidad histórica y cultural urgente.

Y es tanta la fusión de cada palabra o ruido de los alrededores del Zócalo, que no se puede entender ninguna imagen sin el sonido [2], incluso si aparentan desconexión. Lo mismo pasa con los planos del Tzompantli [3] cerca del Templo Mayor y las imágenes de deidades y otros íconos culturales: los que no nacimos en México no podemos tener un pensamiento claro de cómo es ese país sin juntar esas imágenes tan contradictorias. Por un lado el presidente de la república encerrado en el palacio de gobierno, que no se entera de nada, y casi a la otra orilla, el técnico de Televisa viendo algún canal de televisión que no es ni el suyo ni trasmite el fútbol.

Mitote es arriesgado, porque deja que todo pase frente a la cámara, porque todo ya está en el lugar. Además de genial con mucho de no convencional y, porqué no, de ritual deslumbrante.

 

 Próxima función: sábado 18 de mayo, Incine, 15h00

[1] http://www.tecolotefilms.com/blog/
[2] Los problemas técnicos de la proyección hicieron que esperáramos varios minutos, y cuando empezó el documental estaba mudo, para mí fue una sorpresa darme cuenta que en Mitote es imposible entender las imágenes sin el sonido, parece obvio y lo sé, pero es muy importante.
[3] Muro de cráneos humanos cerca de sitios sagrados para honrar a los dioses.

Anuncios

Un comentario en “Día cuatro: 3

  1. Pingback: El cierre del #12… | des・bordes

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s