Cruz Loma

Al borde del precipicio. Ahí encontramos con papá la única mata de flores de Chuquirahua. Escondida entre el pajonal del páramo, viendo hacia la caída de agua, donde reposan las águilas. Conocida también como la flor del caminante o la flor de los Andes, esta planta me ha llamado la atención desde muy pequeña, la veía en los mercados siempre que iba a la parte de las plantas medicinales. Seca, grande, olorosa, entre rojiza, café y dorada. Quería conocerla en persona y al fin la tuve frente a mis ojos, buscando algo que brillara en medio de tanta paja morada. A más de 4050 metros sobre el nivel del mar, pensando en K. y en S. En lo bello que sería que todas viéramos a las águilas planear sobre la quebrada.

Gabriela Toro Aguilar
Cruz Loma, Quito, Pichincha, Ecuador.
Marzo, 2013.

Anuncios

flor

2 comentarios en “flor

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s