A – M

Mejor No Hablar (de Ciertas Cosas)

MejorNoHablar(deCiertasCosas)

Javier Andrade, Ecuador, 2012, 104′

La voluptuosidad de una mujer mucho mayor al muchacho que tiene al lado, su voz segura, de quien dice que sabe lo que hace, ese cuartucho casi vacío de objetos, abren con agresividad infantil –no para causar fuerte impresión por algún agravio sino para mostrar sus intenciones-, la opera prima ficcional de Javier Andrade.

Paco y Luis Chávez son hijos de una familia de esas con mucho dinero que no abundan en Ecuador pero que no son muy distintas de las que conocemos, lo cuenta el mismo Paco y se lo ve. Sus vidas desenfrenadas, como puños que terminan juergas, descomponen poco a poco el hilo delgado del conflictivo vaivén cotidiano. Pero ahí no está todo, solo el inicio.

Mejor No Hablar (de Ciertas Cosas) se diferencia totalmente de otros trabajos de Javier Andrade, pues de hacer documentales sobre una banda musical a los sombreros de paja toquilla como patrimonio a contar el derrotero de dos jóvenes en un país que se debate entre idiosincracias populares y otras arribistas y elitistas con dejos esquizofrénicos y racistas no es de una distancia enorme: son dos continentes aparte y, al contrario de otros directores ecuatorianos, Andrade ha salvado esos espacios con precisión. De ahí que haya planos casi perfectos en buena parte del filme, además los planos abiertos y su profundidad de campo -inexistente en la televisión y con frecuencia ya poco requerido en muchas producciones actuales- enriquecen cada toma del relato de Paco. La belleza del Pacífico, un terreno baldío, una piscina, terrazas, colección de acetatos, las carreteras, todo y más bajo el gran angular.

Paco

La espontaneidad fluida de actrices y actores, a excepción de un papel secundario, junto con los pasajes musicales notables, sin alardes de maldad perniciosa cuando suena a punk ni tampoco romanticismo ingenuo si cantan Carlota Jaramillo o Albano y Romina Power, dan coherencia y solidez a esta historia que da giros sorpresivos y aún así no se estanca. Todo esto como producto de un guión bien hecho, véase cómo Andrade lleva, entre otras cosas, determinados objetos: el caballo de porcelana de los padres de Paco y Luis (tan acertado que hace de título en inglés) o la guitarra de Luis. Habrá que añadir otro toque especial: los decorados, esas viviendas pobres o de lujo con arquitecturas regionales sin identidad, sin historia más que la del tiempo presente, el vestuario: las camisetas con los iconos locales, políticos o populares o los vestidos que pueden ser de Panamá o Colombia; una muestra más de que no se descuidaron los detalles importantes. Pero, eso sí, insistiré en la profundidad de campo que se encuentra en MNH, pues nos dice mucho del mismo filme, no faltaba menos, ya que no es una historia intimista sino una que abarca más de lo que aparece al frente.

MNH es una película que da cara a su tiempo y su espacio. Desde las drogas que permean todo -hilo conductor de la productividad underground, política incluida, y de las relaciones con conocidos y desconocidos en las ciudades-, la juventud que se abre paso a regañadientes porque no toca de otra, caso contrario viene la triste satisfacción de la rutina y la vida sin sorpresas, la risa que alegra la vida y el humor que sazona todo, la luz de la costa, la informalidad que se resiste a timbrar tarjetas en el trabajo fijo, etc. En sí MNH tiene una historia firme, fuerte, muy de acá y que también pudo haber pasado en otro lado. Ir a ver esta película es un buen inicio de año en los cines nacionales.

Gabriela Toro Aguilar

Anuncios

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s