Cualquiera vengo a ser

Una noche todo es neblina, apenas si ha comenzado el sol a ocultarse en el meridiano y salimos los desprovistos de esas cosas que no nos gusta hablar mucho, que son tan nuestras y que se van a cada rato, sí, salimos por ahí a rodar, otros a robar. Puede pasar todo y nada, o porque pasa todo no pasa nada, o porque pasa nada es todo. En fin, ¿nos hemos preguntando cuántos pasos damos al día? ¡Quién pudiera ser amigo del tiempo para contar sus pisadas!

Si sigo algo es a la luz, a sus sombras, el reflejo de ella en el mar, su destello entre las ramas, el volumen que da a los troncos, el lunar grande chocolatoso que deja ver, la peca, el pelo.

¿Qué tal nos fue este círculo?, ¿alguna nueva enfermedad, ¡la misma!?, ¿otros lares?, quizá pocos demonios que saqué a bailar. ¡Más música! Y es que cualquiera vengo a ser.

G.

Anuncios

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s