W – W

¿Recuerdas cuando estuvimos aquí por primera vez?

La historia aún no había empezado. Dejábamos pasar las mañanas y las tardes, y esperábamos lo que iba a ocurrir. El río tardó mucho en encontrar el lecho hasta que el agua estancada empezó a fluir
¡El valle del río originario!

Un día -aún lo recuerdo- el glacial se desheló y los icebergs navegaron hacia el Norte. Por delante pasó un árbol, aún verde, con un nido vacío. Sólo los peces consiguieron franquear la infinidad de los años. Luego, llegó el momento en que se ahogó el primer enjambre de abejas. Más adelante, aquí en la orilla, lucharon dos ciervos…

Después las mozas y las cornamentas, como ramas, fluyendo río abajo. Lo único que creció de nuevo fue la hierba… Creciendo sobre los cuerpos de gatos monteses, jabalíes y búfalos. Una mañana, por la sabana, con su frente manchada de hierba… apareció el bípedo, nuestra imagen, mucho tiempo esperada. Y su primera palabra fue un grito.

¿Fue “ay” o “ah” o “oh”, o fue un simple gruñido? Por fin fuimos capaces de reír, por primera vez. Por medio del grito de ese hombre y del de sus seguidores, aprendimos a hablar.

Wings of Desire (Der Himmel Uber Berlin), 1987, Win Wenders.

Anuncios

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s