K – ¡

¡Vivan las antípodas!

Victor Kossakovsky, Argentina-Alemania-Países Bajos-Chile, 2011, 110′

“Cualquier par de puntos en la tierra diametralmente opuestos uno del otro, situados de manera tal que una línea recta trazada de un punto al otro pasa a través del centro de la Tierra” se llaman antípodas y son pocas, específicamente son cuatro pares de antípodas que Victor Kossakovsky filmó y nos da a conocer en este largometraje documental.

Las imágenes en movimiento que se perciben, pinturas vivas de los paisajes, son acercamientos a lo que compone el todo de lo que se ha captado en la cámara: la vida en los polos opuestos, sus objetos, los animales y las personas -su música, lo que dice, etc.-, por lo tanto, lo filmado se proyecta como el resultado de una búsqueda de lo común -en todo lugar hay luz aunque ésta no sea clara o no nos golpee con fuertes rayos de sol-.

Entrerríos en Argentina antípoda de Shanghai en China

La mirada bajo la que se expone este largometraje es una que observa y aprecia sus escenarios sin intervenir directamente en ellos; sólo así el director pudo filmar momentos únicos -epifanías y metáforas dichas por campesinas y campesinos- y al mismo tiempo no despojarlos de cotidianidad -las tareas domésticas, el trabajo, la movilización-, sin embargo el registro es cuidadoso para que, desde una contemplación distante y delicada, lo simple se revele en maravilla y lo real se aleje de su sequedad.

Esta mirada que quiere conjugar planos singulares, transmitidos en el montaje mediante una precisa unión de planos detalles de lo común entre una antípoda y otra, como la textura y color de la piel de un elefante en Kubu (Botswana) con la forma de la corteza de tierra volcánica en Big Island (Hawai), es una mirada que no resalta contradicciones sino que da sostén a historias aparentemente ordinarias enriquecidas por la geografía, de ahí que su espacio, su sonoridad y el ritmo de su tiempo se plasmen en varios elementos: distintos movimientos de cámara en Shanghai o Big Island, diferentes elementos registrados en Miraflores o Castle Point, o la música de una antípoda trasladada a otra que se sincroniza con armonía para darnos la fuerza de la emoción de contemplar ambos sitios.

Anuncios

3 comentarios en “K – ¡

  1. Pingback: Día cuatro: 4 | des・bordes

  2. Qué interesante. En cierto sentido de esto va la novela que estoy escribiendo, aunque más que responder ante un tema geográfico, responde a una necesidad de la imaginación por la búsqueda de lo no común dentro de lo que te rodea. Ojalá proyecten este documental en México un día de estos…

    • Tu novela suena a que va a estar buena, porque la búsqueda que me dices es terriblemente compleja y para pensarlo bastante la verdad. Sabes, yo creo que acá en el documental como que lo que lanza todo es lo geográfico pero no responde sólo a ese tema, por ponerlo de algún modo, no sé, seguro que la proyectarán allá… quizá en algún festival o en un cineclub.

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s