12th & Delaware

Rachel Grady y Heidi Weing, Estados Unidos, 2010.

De la mano de las directoras de Jesus Camp llega 12th & Delaware (Florida, USA). Del un lado de la misma dirección se encuentra una clínica que realiza abortos, del otro un centro médico pro-vida llamado “centro de cuidados prenatales”. Del un lado hay silencios, ojos vigilantes, un auto que entra y sale con figuras irreconocibles; del otro pancartas con fetos destrozados, con cuerpos ensangrentados e irritados, fetos que se muestran y se construyen como las figuras ejemplares de lo que no se debe ser ni hacer.

Dicho sea de paso son imágenes perturbadoras que no permiten a la mirada a la que es dirigida la imagen (espectador, lector, receptor, etc.): una lectura acertada del tema en disputa, pues no se trata de ser objetivo sino de acercarse sin prejuicios ni estereotipos al tema (moldes duros, prefabricados, muy útiles para la imprenta pero no para la vida). Y quiero aclarar (como una autodidacta del tema en primera persona) que esas fotografías son de fetos que no entran en el rango de un aborto seguro (4 a 12 semanas), algunas imágenes pueden entrar a una exhaustiva revisión digital o química y decirnos si son trucajes o manipulaciones, es más se puede decir que son parte de una iconografía política conservadora de buena parte de los países de toda América y de Europa.

El documental como registro satisface, ambos polos entran en el cuadro y salen de él, ambas voces se anuncian y pronuncian (unas más altas que otras, y eso es un punto muy interesante que necesita indagarse ya del otro lado de la pantalla, desde la sala), se perfilan posiciones aunque no se las retrata del todo porque tampoco se trata de eso.

En mi opinión personal es un buen documental porque entran esos dos campos irreconciliables que los cuerpos vistos como mujeres necesitamos escuchar y contraponer pero que también se abre como una invitación a cualquier cuerpo a romperse las neuronas en diálogos internos.

Escuchar a quienes te mienten y necesitan controlar tus decisiones, sea la de interrumpir el embarazo o la de continuar con el proceso de gestación, porque también controlan cuando se continúa con éste (y es tenaz y tan sutil esas formas de operar): cosas que se escuchan mil y una veces como que tendrás una profunda depresión, que no podrás tener hijxs o tendrás cáncer de seno, etc. Eso sí nunca dicen quién les ha proporcionado esa información pseudo-científica o en el momento de contrastarla se revela la mentira. De otro lado escuchar a quienes abiertamente ofrecen servicios para realizarse un aborto, teniendo en cuenta que en ningún momento nadie te puede obligar a interrumpir tu embarazo. En este punto se puede visualizar cómo de ese lado de la orilla hay más respeto: es tú responsabilidad decidir bien y cualquiera que sea la elección es bienvenida sabiendo siempre sus consecuencias. El otro lado no te da nada: o lo tienes y se acabó, porque dicen que cada niñx nace con el pan bajo el brazo.

Como texto el documental también cumple. No hay no confrontación, aunque sea personalmente, se interactúa de algún modo. 12th & Delaware está ahí interpelando a sus lectores, pero no insiste que se pongan de un lado o de otro.

Leo en una entrevista a las realizadoras:

¿De qué trata el filme y qué les llevó a hacerlo?

… El filme captura el momento de la decisión de una mujer, mientras deciden entre tener un aborto o continuar con su embarazo (…) pensamos que era un momento muy intenso e importante de capturar en la vida de una mujer y podía serlo entre esos dos lugares.

¿Qué diría cada una de las que hemos abortado si nos preguntaban todo frente a una cámara? ¿Qué diría yo mientras pensaba en que estaba muerta en vida (por la falta de información y mi firme decisión de hacerlo) y no quería ser víctima de cualquier discurso?

Pues que no me siento asesina ni criminal. No me arrepiento ni lo haré nunca. Mi salud sexual es mi asunto, mi vida es mi vida, soy capaz de decidir cómo llevarla, si no quiero precarizarla, si quiero tener hijos cuando me de la gana y si no tenerlos, también. 

En fin tienen que ver el documental aunque no estén a favor de la despenalización del aborto o si creen que quienes lo hacen y lo hemos hecho somos unas cualquiercosa, porque las directoras ofrecen visiones y no las imponen.

Anuncios

Un comentario en “12th & Delaware

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s