A propósito de

A propósito del 25 de Noviembre (día de la No Violencia contra la Mujer)

¿Los hombres no abortamos? ¿el estado no aborta?

Yo maldigo a tod@s los guiad@s por la antorcha de la ignorancia, que creen que cerrando los ojos y esperando con los brazos abiertos al cielo van a recibir la verdad en lugar de dedicarse a buscarla, maldigo a los que juzgan desde los sillones cómodos del “nunca me ha pasado ni lo haría” maldigo a l@s que creen que este sistema tiene las manos abiertas cuando lo que este sistema hace es dar la espalda y tirar la piedra de la culpa sobre las cabezas llanas de l@s que tratan de pensar alguito por lo menos.

Gran jefe dejar embarazada, gran jefe abandonar mujer, ¿acaso eso no es un aborto?, me cago en los que piensan que los hombres no abortamos. Cuando negamos el apoyo a una futura madre estamos abortando.

¿Y el estado no aborta?, ¿cuántas mujeres tienen el futuro de sus hijos asegurado? Hay demasiad@s niñ@s en la calle, niñ@s que no pueden jugar ni creerse libres, que viven en cartones o que son estafad@s para andar debatiéndose entre la vida y la muerte trabajando mientras se hacen sánduche entre el sol y el pavimento, a riesgo de ser maltratad@s, violad@s, hambread@s. Eso es un aborto social, un aborto cruel, injustificable e insensible.

Mientras tanto las religiones  y l@s dioses se agarran bien de sus imágenes bañadas en pan de oro, las instituciones se empapan en discursos que apelan a la vida y se creen jueces con la batuta de la certeza en una mano y el látigo en la otra.

¿Por qué no poner todas las cartas sobre la mesa?, No existe una educación sexual coherente en las escuelas y en los colegios, simplemente existen gráficos anatómicos y charlas acerca del funcionamiento del sistema reproductivo masculino y femenino, pero no se habla del amor, no se habla del derecho a la felicidad, derecho al placer sexual y no se habla de derecho a la hora de decidir.

Si yo fuera mujer por qué chukchas tendría que hacer con mi cuerpo lo que me dice un señor vestido de blanco en misa, o el ministro de una iglesia evangélica, o un libro escrito hace tantísimos años sin saber qué o quién lo escribió, o una monja que posiblemente también sintió deseo y placer pero le enseñaron a reprimirlo, que quizás también abortó pero su lustrosa imagen de pura no le permite decirlo a la cara y con el viento en las mejillas.

“El aborto no es una cuestión de muerte, es una cuestión de vida” (Nelson Reascos)

No se habla de matar cuando se piensa en el aborto, se habla de asegurar por lo menos una vida de las que están en juego, se habla de darle opciones a la libertad de la que siempre se habla, de dejar que esas humanas hermanas actúen sobre su propio cuerpo sin sentirse sometidas o apabulladas por los señalamientos y el caos moral.

Esto no se trata de sentirse bien consigo mism@s, no se trata de responder ante la sociedad como la sociedad quiere, se trata de saber decir basta a la discriminación y la injusticia, se trata de defender ideales cuando se sabe hacerlo y es necesario.

Mis bendiciones, nada sagradas, para quienes se atrevieron a poner este tema en tela de discusión.

Edison Guerrón Raza

El Gato De Cheshire

Ahora en este cuerpo de mujer, con los tantos nombres y seudónimos que me he puesto y uno que otro que me gustó de los que me pusieron, digo -lo que en las paredes he escrito y en las calles gritado- que SÍ, que YO ABORTÉ. Que en sus efectos he de ser pecadora, para otros -me lo han dicho- una criminal y asesina, una puta, una desconsiderada, estúpida, que no pensé, y para el mejor de los casos que era una niña ingenua. NO, insisto, NO. Y siempre nos quieren hacer declarar en algún estrado: frente a la ginecóloga o ginecólogo de la clínica para mujeres de “bajos recursos”, nerviosas (o nerviosos) en algún consultorio, en la casa cuando todos gritan frente al televisor, en la calle mientras una persona se “indigna” en el momento de ver una pegatina-un grafiti-una consigna.

Algunas todavía podemos al menos retarles a que nos condenen, otras han muerto en el intento (y seguirá sucediendo, cada día de este transcurso de los días presentes), unas ya no pueden ni hablar pues les dijeron que eran viles homicidas y ellas faltas de palabra desde antes de nacer se lo creyeron.

Y ante todo lo que significa hacer esto, lo he hecho: asumir la responsabilidad de abortar, de interrumpir un embarazo. Por supuesto vienen acá los sentidos profundos: ¿qué es la muerte? ¿qué la vida? ¿cuándo vida, cuándo muerte? (San Agustín dijo en su Comentario al Evangelio de San Juan que hasta 45 días después de la concepción no sería homicidio el aborto, y Santo Tomás de Aquino que si es varón esa “alma” que anima al feto se presenta a los 40 días en el varón y si es mujer a los 90).

No se trata de hacer el papel de víctima (actitud recurrente del populismo, de las instituciones que usufructúan con toda la vida social, de los proselitistas), no lo haré aunque quieran ganar feligreses haciéndonos quedar mal. Pero es absolutamente innegable que el modo de vida de millones de mujeres es el más precario, lo más abyecto y aborrecible, pues vivir en estercoleros, recoger basura para vender a empresas estafadoras, pasar todo tipo de amenazas en las calles de las ciudades más peligrosas del mundo vendiendo base de cocaína o marihuana de pésima calidad u ofreciendo servicios sexuales a clientes irresponsables y maltratadores NO ES NADA FÁCIL (por donde se lo quiera ver, pensar o sentir). Estando en la categoría más baja de lo humano, en el submundo (pero los subnormales, que para mí son la gente más normal, están en otros sitios, por supuesto) de lo insivibilizado -donde se vende Valium sin receta médica para la gripe o se es matasanos para ganar más dinero de lo que da el consultorio de última- ¿cómo pensarse la vida? ¿existe la vida? ¿para quién se vive? y aún así obligan a reproducirse, obligan a bautizar, obligan a dar “vida” a otras personas -a darles luz dicen algunos- aquellos que Guerrón Raza maldice y que, paradójicamente, tienen el Derecho a maldecir, a condenar, juzgar y echar algún veredicto.

Pues cuando se hable y debata también de los abusadores sexuales de sus púlpitos (en la iglesia o en los juzgados, incluso en los palacios municipales o de gobiernos, y porqué no también en los ministerios estatales), de los acosadores y violadores de sus tan preciadas instituciones ahí, tal vez, se empezará a conocer la equidad y el bienestar social. Sí, iniciar esto desde cada Institución, desde la Historia, SU historia. Porque juro a cada persona que esté pensando en esto que si imaginara (creando representaciones, acercándose) lo que cada mujer (u hombre que nació como mujer) vivió (!) cuando abortó no podría soportar este devenir cotidiano, no podríamos continuar en este planeta; por este tipo de cosas NUNCA sabremos a ciencia cierta LA VERDAD.

*Se me viene a la cabeza el fantasma que pasa en algunas escenas del Crimen del Padre Amaro, de todo el filme 4 meses 3 semanas 2 días; imágenes de mujeres adultas que recurren a matasanos y matasanas (algunas llamadas “matronas”) abusadores o, que toman veneno para ratas, que se introducen varas de ramas en su vagina produciendo hemorragias que traspasaron el borde de la vida, de las que temblaban de miedo-dolor-sufrimiento en los corredores sucios de algún “hospital” de un país empobrecido. ¿Cuántas más tendremos que evocar para que se devele esta verdad?

Información: 098301317 (Salud Mujeres Ecuador) – Jóvenes por la Despenalización del Aborto

Anuncios

4 comentarios en “A propósito de

  1. Pingback: 12th & Delaware | des-bordes

  2. Historias y rumores eh oido, lastimosamente nunca eh podido conversar con una mujer que haya abortado.. o al menos no supe de su condición, me hubiera gustado saber sobre su decisión y como la lleva… ciertamente creo que el aborto va mucho mas allá del acto mismo, va desde la casa, educación, creencias, recursos.. abarca demasiados aspectos de la “moral” y “cultura” de las sociedades, es lo que lo hace un tema tan dificil aún.

    Regresando a la entrada: Me encantó todo el aspecto del “aborto social del estado”!… muy fuerte y convencida opinión!

    Mi conclusión: no podemos juzgar a nadie ni siquiera a los que nos juzgan, eh ahí la controversia jaja… es cuestión de la contemporaneidad de la cultura, y aún falta tiempo para que las masas puedan abrir los ojos a este tema que por el momento YO no puedo decidir si está “bien” o está “mal”… (porque eso es subjetivo de cada persona).

    y la traba que yo encuentro siempre para llegar a una posición es mi creencia de que las deciciones de las personas no deben afectar a otros y aunque me aflije bastante la hipocrecía de la sociedad en este tema no puedo aún “justificar” convencidamente el aborto.

    ahhh.. que wamra complicado que soy. jajaja

    En fin me gusto harto el post!

    saludos

    • De lo primero que dices, como le contaba a un pana, es cuestión de abrir los ojos un poco, ser más perceptivo por decir de algún modo… acercarte o escuchar algo más, y verás como asoman… claro, nadie te va a decir “oye loco, te cuento…”; porque también las condiciones varían y es complicado dar juicios así de buenas a primeras, como digo en la entrada, unas todavía podemos hablar, enfrentar el tema, otras desgraciadamente no. Creo que no se trata de justificar (pues esto lleva a la idea de la falta, al fin y al cabo, de la culpa y habemos quienes no nos sentimos culpables), sino de argumentar, de reflexionar acerca de, de pensarle más al tema, complicarle y encontrar aciertos para comprender este gran fenómeno que se ha convertido en problema de salud pública, que aún no es reconocido como tal.

      Gracias por el comentario, pero especialmente gracias por la lectura… el comentario es sólo evidencia de la lectura. Bacán Shinji, siempre apreciando tus visitas y tus fotos están buenas.

      Saludos.

  3. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s