Hip Hop desde las alturas

La jornada del ‘Hip Hop independiente exprésate libre’ empezó tal cual se había anunciado (10h00) sin contar con la preparación de los murales. Esta Chola Montubia llegó impuntual y la música ya corría en las venas de todas las gentes presentes: niñas, niños, jóvenes, adolescentes, el barrio que se interesa por construir su goce desde sí mismo.

2No más de cuatro amplificadores, una pequeña pero buena consola, una máquina necesaria para que corran las pistas y sobre todo pura actitud y rabia combativa de todos los artistas y lxs amantes de esta música de la calle, de la pipol.

El extremo sol de Quito siempre impiadoso iluminó a las canchas del relleno de la Argelia media y era aún más inclemente por la altura de la ciudad y del conocido barrio capitalino; sin embargo el sol también alentaba los ritmos, los ‘beats’, las pintas.

Mientras cantaba la gente de New People (o niu pipol o la nueva pipol, como quieran) la gente daba vida al muro de las canchas, puro olor a lata les mantenía tosiendo y la música alentaba la inspiración para describir el mundo y sus emociones: ‘Desde Calderón a La Argelia’ parecía decir uno, realmente gran hazaña –para quienes no caminan ni conocen Quito- conocer los mundos que no salen en las televisoras ni en las radios aunque se digan que son ‘Otra’ –porque simplemente se refieren a que son la misma porquería con otro dial-; hazaña poder vivir y sentir la velocidad y sus movimientos de esos –y otros- barrios periféricos.

6Las letras golpeaban cada oído, cada percepción y se sintonizaban con el sol y sus idas y venidas. Unas llamaban a dejar las drogas que llevan más rápido que inmediato a la marginalidad de la que se alimenta el mundo podrido del capitalismo, ¿cuáles las maneras para alejarse de los químicos cuando se necesita escapar a ratos? Pero esos escapes unas veces te llevan suave y bien, te hacen olvidar de la jama fea y escasa de la caleta, de la falta de camello o de la flojera de ir al colegio porque lo que te da el profe es pura basura con retórica “culta”; otras veces piensas rápido como maquinita y parece que tienes el mundo en tus pies (¡encima más con el efecto de la altura de algún barrio quiteño como la Argelia, la Colmena o Atucucho!), que fácil es robar a lxs brujxs cuando no estás sobrio, que pareces ser más lúcidx estando dopadx o que ya no te las tendrás que ver con los de la ‘vieja escuela’ –de la cárcel-. No es fácil expresar ese deseo de dejar las drogas para el cantante porque sabe lo que es pero tampoco es fácil para el que lo escucha y talvez tiene más de una lata de soluca encima. A veces recurren a Jebus o a Jesús, a ratos se hacen conscriptos para que no los metan a los baratos “centros de rehabilitación”.

El barrio se concentró en esas canchas que antes eran puro relleno y no faltó el ¡militar! ya no chapa que se preocupó por las pintas en el muro, de que “huele raro”, de que puede haber bronca y sin embargo lxs organizadores siempre pilas. Digo militar porque con esto del ‘estado de excepción’ el normalizado ojo quiteño se está acostumbrando a ver un policía junto con un militar o más de un militar. Para el conocimiento de quien transite virtualmente por este portal no común debe conocer que en Ecuador ya no es necesaria una “guerra” para militar sus ciudades y no se diga su frontera.

016

017

Niñas y niños admirándose de las piruetas de los panas de cada grupo, free style, beat box; era pura emoción de hip hop independiente y comprometido. Y pese a la variedad de las letras, de sus llamados a la concienciación sobre el consumo de químicos estupefacientes o sobre el alivio que puede traer cierta espiritualidad y la pasión que en cada entonación se puso la participación femenina fue escasa y ella se excusó porque era mucho tiempo en el que no cantaba.

9¡Una ruptura! todxs quisieron sentir el calor de las letras que golpean de Sociedad Clandestina. Tres micrófonos, los pocos amplificadores, el sol más odioso que antes y la ansiedad de algunxs se sintió a raudales mientras el grupo probaba los ‘microphones’ (o maikrofons, o micros, como quieran).

– «Broder me pones la dos»

– «Yo te di un papelito loco»

– «No lo encuentro chucha»

012Otra vez la segunda voz – «Pilas con los parlantes»

Otra vez tercera voz – «Oye, diles que se quiten de ahí, no se escucha nada… No veo nada loco, ¿qué número me dijiste?»

– «Ya dale no más, dale, dale»

Ahí fue: estaban atrás las laderas de Ungüí –y sus cinco hectáreas quemadas en el verano-, la Mena, también el Panecillo, también un pite de las laderas del Pichincha y su parte desolada por otro incendio, estaban nubes inmensamente blancas y pocas grises; cantaban y coreaban las chichas y los chicos de la Argelia a viva voz las canciones de Sociedad Ilegal que estaban en “primer plano”.

011
Fue tanto el desborde de rabia y emoción que el embale llevó a la principiante cámara de la Chola Montubia hacerse de ladito y casi bolita para que no nos aplasten; el slam fue tan rápido e impredecible –“como debe de ser”-. Ahí tod@s saltaron, rieron, gozaron, corearon; pero siempre teniendo en cuenta cuantas cosas de la vida son “ilegales”, a cuantas cosas se nos prohíbe nombrarlas por estar fuera de “lo normal”.

El Hip Hop continúo, el campo se abrió un poco más, vino uno o dos grupos más y los cerros del suroccidente de Quito seguían cobijando y matando con el sol.

018
Sin mayor inconveniente de recoger la basura casi obligadamente y de botar cuanta botella encontraban los organizadores –New People y Vientos del Pueblo- acabó esa jornada de música autogestionada; demostrando que es posible realizar eventos sin el auspicio del monopolio de las fundaciones o las empresas públicas o privadas y con esto realzando la importancia de la independencia política (que no significa apatía, no afiliación o no ideología) de la cultura popular. Claro, no se dice que hubo los mejores equipos, luces, sonidos ni escenario pero sí la actitud, el empeño y esfuerzo por expresarse libremente.

Anuncios

3 comentarios en “Hip Hop desde las alturas

  1. vacano el concert vacano que agas conocer lo que realmente hacemos
    en este barrio
    la mayoria de rapers no somos iguales nosotros hacemos cultura
    que viva lo mas real del undergraund el hip hop arriba

  2. El concierto y el mural fueron el domingo 25 de octubre en las canchas del relleno de la Argelia Media. Fue un evento organizado por New People (grupo de hh del barrio) y Vientos del Pueblo (organización política de izquierda radical).

    ¿Por qué tan tarde la entrada? Pues porque aquí no prima la inmediatez, ya que se habla de otras construcciones y otras maneras de ver y sentir los mundos la inmediatez periodística está fuera de foco y simplemente ya no se la toma mucho en cuenta -en esta página web-

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s