Los que se quedan

fotograma del documental

No querer levantarse para no enfrentar las partidas. Cerrar los ojos fuertes intentando no corran las lágrimas, endurecer los puños y los labios. A la mañana siguiente seguir como si nada, pero en cero, en presencia de todo y con soledad.

Con el piso “movido” declara que se va, que no queda nada, ya muchos años ahí -en México- y ahora otro niño, tiene que partir. Con su esposa discuten seguido sobre la ida, la casa no está nada mal, comen todos los días, parecen ser felices.

Dos de ellas se van, no se sabe si podrán cruzar al otro lado, si no se las llevará la corriente en ese río maldito; música y sueños, vestidos rojos, playas desiertas, ocasos indescriptibles, soles naranjas-púrpuras.

Mientras otro entrena ya todos los días: recorre amplias extensiones del campo, atraviesa las quebradas llenas de piedras grises, salta para no mojarse y no perder el ritmo, trepa por pequeños montículos, se arrastra por las hierbas y los matorrales; no quiere quedarse o ser encontrado ahí en la frontera.

Un excelente documental sobre la migración -lo que deja, lo que se lleva, los sueños, las frustraciones- en México, pero también de lo que sucede adentro de quienes atraviesan esta difícil situación.

Juan Carlos Rulfo, Carlos Hagerman. México, 88′. 2008

Anuncios

Se ha dicho, sea dicho:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s